2018-10-22 14:50:00

Especialista en neuroeducación y orientador psicopedagógico serán algunos de los perfiles más demandados en los próximos años, según el informe Empleo en Educación. 10 profesiones con futuro, de Infoempleo y la Universidad Internacional de la Rioja.

En un mundo educativo en plena transformación, versátil, pluricultural, multilingüe y cargado de elementos tecnológicos, cabe preguntarse cuáles serán los perfiles profesionales docentes que se solicitarán más en el futuro y cómo deberían formarse los estudiantes de carreras docentes o profesorado en activo para poder cubrirlos.

Las respuestas a estas cuestiones se encuentran en el informe Empleo en Educación. 10 profesiones con futuro, elaborado por Infoempleo y la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), presentado hace unos días. Este estudio destaca los cambios que se están produciendo en el ámbito educativo y los retos a los que se enfrentarán los profesionales de la educación en un contexto mundial donde se necesitarán casi 69 millones de nuevos profesores para cumplir con los objetivos de educación que la UNESCO se plantea para 2030.

Entre los retos que el sistema educativo español debe superar, según el estudio, destaca el abandono escolar, la desigualdad regional en términos de educación, el acoso escolar, la brecha de género, la modernización de la enseñanza, la adaptación al mercado laboral y la reforma de la profesión docente.

Bajo este contexto, descubre los perfiles profesionales que contarán con una mayor proyección en los próximos años y la formación y competencias requeridas para poder ocupar un puesto relacionado, según el informe Empleo en Educación.10 profesiones con futuro.

  1. Director de centro educativo

Planifica e impulsa medidas que propicien mejoras para toda la comunidad educativa de un centro y vela por el cumplimiento de su proyecto educativo y el proyecto curricular. Además de un buen administrador, el director debe ser un líder educativo, motivando constantemente a los docentes. También se relaciona con los diferentes organismos públicos, como el Ministerio de Educación, y realiza informes periódicos sobre los resultados obtenidos por los estudiantes del centro.

Formación y competencias requeridas. Quienes busquen ser directores de centros educativos necesitan ser graduados o licenciados (por lo general en Magisterio, Educación Infantil, Educación Primaria, Pedagogía, Psicología, Psicopedagogía, etc.), así como superar el curso de formación de la función directiva que imparte el Ministerio de Educación y Formación Profesional. Para conseguir una formación más específica, también pueden optar por cursar un Máster en Dirección y Gestión de Centros Educativos.

  1. Educador intercultural

Busca que la educación en igualdad de derechos y oportunidades sea posible para todo el alumnado. Para ello, crea, junto con el equipo directivo de un centro, proyectos y políticas que propicien el respeto a la diversidad cultural y la inclusión socioeducativa y/o sociolaboral; promociona entornos de diversidad cultural bilingüe o multilingüe, y elabora proyectos educativos que garanticen una dirección orientada a centros inclusivos e interculturales.

Formación y competencias requeridas. La profesión de educación intercultural aún se está desarrollando en nuestro país y no está regulada como tal. Para ejercer esta profesión se requiere contar con una titulación previa relacionada con el ámbito socioeducativo como: Magisterio, Logopedia, Educación Social, Pedagogía o Trabajo Social, y completar la formación con estudios de posgrado específicos en Educación Inclusiva e Intercultural.

  1. Especialista en neuroeducación

Diseña estrategias de estimulación cognitiva para el alumnado, para mejorar su rendimiento escolar y superar o reducir al mínimo las tasas de fracaso escolar. Aplica la neuropsicología en la educación, buscando orientar sus enseñanzas al desarrollo del aprendizaje de los alumnos y alumnas. También estimula cognitivamente a infantes o adultos que presentan alteraciones neurológicas o trastornos del aprendizaje, adaptando las clases a la diversidad que pueda presentarse.

Formación y competencias requeridas. Los profesionales que se forman en esta disciplina suelen proceder de titulaciones relacionadas como Magisterio, Pedagogía, Psicopedagogía, Psicología, Logopedia. Dado que estos estudios son aún novedosos en nuestro país, la oferta formativa es escasa, pero especializarse en esta materia mediante un Máster en neuroeducación o neuropsicología aplicada a la educación constituye una opción.

  1. Experto en metodologías educativas innovadoras

Su trabajo se centra en la investigación de nuevos métodos educativos innovadores y la transferencia de nuevas formas de enseñar/aprender relacionadas con las TIC a los estudiantes y profesorado, tales como la gamificación o el flipped classroom. Al combinar las nuevas tecnologías con los avances en Pedagogía y la Psicología, realiza cambios tecnológicos en el aula, a la vez que utiliza y aprovecha las herramientas existentes y las adapta al nivel y plan de estudios del alumnado.

Formación y competencias requeridas. Quienes deseen dedicarse a este campo requieren una titulación en la rama de conocimiento educativo en la que quieran trabajar (Maestro en Educación Infantil, Maestro en Educación Primaria, Profesor de Secundaria y FP) o contar con amplios conocimientos en el sector educativo. Como se trata de un área todavía muy novedosa, los profesionales que actualmente se dedican a ella se han formado a través de cursos, posgrados y másteres especializados que les permiten conocer y analizar diferentes experiencias de innovación metodológica que se llevan a cabo con el uso de las TIC.

  1. Experto en tecnología educativa y competencias digitales

Dirige y orienta el camino para conseguir una Educación 3.0 en el centro educativo. En colaboración con el equipo directivo y con el claustro docente detecta cualquier carencia en recursos y herramientas necesarias, y vela por que los beneficios de un buen uso de la tecnología educativa se cumplan. Entre sus tareas también destaca el diseño y creación de métodos y estrategias y sistemas pedagógicos, la participación en la actualización de los conocimientos tecnológicos del profesorado, la supervisión y la evaluación de los proyectos desarrollados.

Formación y competencias requeridas. Aún no existe una formación reglada para acceder a esta profesión, aunque se espera que en 2018 se publique el Real Decreto para la certificación de la Competencia Digital Docente por parte del Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado (INTEF). No obstante, quienes ya la ejercen cuentan con una titulación relacionada con Educación y se han especializado en este ámbito a través de másteres, posgrados y cursos específicos en tecnología educativa.

  1. Maestro de educación especial

Este docente dota al alumnado con capacidades especiales de las herramientas necesarias para su crecimiento integral. Para ello, elabora planes individualizados, adapta el contenido de las materias y su manera de impartirlas a las características de cada estudiante y registra su evolución. También debe saber aplicar las TIC en la adaptación de los contenidos dirigidos a estos estudiantes.

Formación y competencias requeridas. Se requiere obtener el Titulo de Maestro con la especialidad en Educación Especial o en Pedagogía Terapéutica, o un Grado en el ámbito de la Educación cursando la mención o especialidad en estos campos. También se puede optar por cursar un máster especializado después de obtener una titulación relacionada con Educación. Para poder ejercer en centros públicos, se puede trabajar como interino sin oposición; sin embargo, si se busca una plaza fija hay que presentarse y aprobar por oposición una de las plazas que se ofertan para formar parte del Cuerpo de Profesores de Pedagogía Terapéutica – Educación Especial.

  1. Orientador psicopedagógico

Las tareas que realiza un orientador psicopedagógico se agrupan en tres bloques fundamentales: detección de necesidades educativas y trastornos de aprendizaje del alumnado, acción tutorial con programas complementarios a la enseñanza académica, así como la orientación académica y profesional. El orientador también puede trabajar con las familias mediante el asesoramiento y la participación en el desarrollo de programas de formación para padres y madres.

Formación y competencias requeridas. Para ejercer como orientador se requiere una licenciatura en Pedagogía, Psicología o Trabajo Social y complementar su formación con el Máster en Psicopedagogía. Para ejercer como orientador psicopedagógico en un centro público es necesario también cursar el Máster en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, FP y Enseñanza de Idiomas. Este máster es obligatorio para todos los titulados en Psicopedagogía que hayan obtenido la titulación después del 1 de octubre de 2009.

  1. Profesor bilingüe

Imparte diferentes materias en idiomas distintos al castellano. Para poder ejercer bien su trabajo, los profesores bilingües deben especializarse en la asignatura que imparten y, a la vez, tener un elevado nivel de competencia lingüística, además de dominar metodologías que les ayuden a enseñar contenidos en una lengua no materna.

Formación y competencias requeridas. Para trabajar como profesor bilingüe es necesario tener el Grado de Maestro en Educación Infantil o de Primaria, y para Secundaria, se debe contar con una titulación y un Máster en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, FP y Enseñanza de Idiomas. Adicionalmente resulta indispensable superar el procedimiento de Habilitación-Acreditación Lingüística en Idiomas Extranjeros en Educación Primaria y/o Secundaria. Esta acreditación permite impartir áreas o materias curriculares distintas a la Lengua Extranjera en el idioma en el que se hayan acreditado.

  1. Profesor de español en el extranjero

Este profesional adapta el idioma al contexto particular del lugar donde imparta las clases, detecta las necesidades de cada alumno, se anticipa a sus dudas y lo motiva para que siga aprendiendo y mantenga el interés por ese idioma. La elaboración de contenidos a medida, de material complementario que puedan utilizarse de forma online, la redacción de las clases, la metodología con juegos y otros elementos para mantener la atención del alumnado constituyen también algunas de las labores propias de este perfil profesional.

Formación y competencias requeridas: Se requiere cursar un Grado en Filología Hispánica u otros estudios relacionados (otras filologías, lingüística y lenguas aplicadas, traducción e interpretación, etc.), así como tener una buena formación en el idioma español, un buen nivel en el idioma del país donde se ejerza y habilidades para saber trasmitir esos conocimientos. También se recomienda un curso de preparación para los exámenes DELE (Diploma de Español como Lengua Extranjera) del Instituto Cervantes, con el que se certifica tener un buen nivel del idioma. También se puede cursar el Máster en Español como Lengua Extranjera (ELE) que ofrecen varias universidades para ser docentes de español.

  1. Profesor especializado por materias

El docente especializado posee un conocimiento más amplio en cierto ámbito que debe saber transmitir a los alumnos. Para ello, necesita mantenerse al día no solo en los conocimientos sino también en las nuevas formas de enseñar esa asignatura para hacer el aprendizaje más atractivo y aplicable al mundo laboral.

Formación y competencias requeridas: Es primordial contar con una titulación vinculada al ámbito que se va a impartir. Al igual que lo es obtener el título oficial del Máster en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, FP y Enseñanza de Idiomas. Este título acredita la formación pedagógica y didáctica necesaria para impartir conocimientos en centros docentes.

Source: Educaweb - Univ. RIoja - Infoempleos - España